Tom Hiddleston como Caius Martius Coriolanus y un excelente reparto forman un equipo que se nota a leguas que ha trabajado muy duro para llevar al escenario de forma magistral la obra de teatro Coriolanus.

Habiendo comenzado en Diciembre, he tenido el privilegio de asistir y ver en directo Coriolanus en el teatro Donmar Warehouse de Londres este mes de Febrero, el día antes del cumpleaños de Tom Hiddleston. Fue tal vez una de las cosas más difíciles de conseguir en mi vida teniendo en cuenta la demanda que había por verlo y la poca oferta, una limitación de entradas que parecía casi imposible conseguir una. Aún así, el trabajo duro y la paciencia consiguieron que la ilusión de ver a uno de mis ídolos se hiciese realidad. Ni siquiera la locura de algunas fans empañan el recuerdo.

La obra comienza con el hijo de Caius apareciendo en escena y pintando un cuadrado rojo que se convertiría en el centro del escenario, las habitaciones, los límites del terreno en el cual los actores andaban o se quedaban parado. En la parte trasera, los actores sacaron sillas y se quedaban sentados entre escenas. Los que tenían diálogo se levantaban e interpretaban su escena mientras los demás se quedaban sentados en silencio como si fuesen estatuas. El muro de detrás se usaba como pantalla, mostrando escenas holográficas que plasmaban lo que dicha escena requería, los actores secundarios añadían graffitis, etcétera.

Coriolanus

Poco a poco se va creando un ambiente de puro respeto, pasan los minutos y el público se enfrasca en la historia, ¡quién diría que es la obra más compleja de Shakespeare! Cuando Tom Hiddleston hace su primera aparición, es en una escena de alta tensión y el público sabe responder con el debido respeto, sin fans alocadas (esas estaban fuera pegándose por ser las primeras para los autógrafos aunque hacía ya un mes que Tom no salía a firmar…).

Tom-Hiddleston-CorionalnusCaius volvía malherido de una de las batallas que lidiaba prácticamente a solas para defender la ciudad de Roma, ganándose el respeto de todos los demás guerreros y el apodo de Coriolanus.

Cabe destacar la rapidez y precisión de los maquilladores para embadurnar a Tom en sangre de una manera tan real que te daba escalofríos, a eso le juntabas las magníficas interpretaciones que transmitían con precisión cada sentimiento en cada escena que conseguían que te metieses de lleno en la historia: daba igual que a veces no comprendieses una frase, con ese inglés antiguo, daba igual que te pusieras a llorar o no respirases durante segundos por la tensión, daba igual el sueño acumulado y que a veces pareciese que te ibas a caer de la silla por la fatiga… Siempre conseguían mantener la atención del público.

La escena de la ducha, cada gemido de dolor de Caius al limpiarse la sangre tras la batalla mientras un chorro de agua caía directamente desde el techo dejaba sin aliento.

Birgitte Hjort Sørensen interpretaba a la esposa de Caius: Virgilia. Tal vez el personaje que menos llamó la atención, no termino de saber si la hicieron así de insignificante a propósito o fue la actriz que no terminaba de darlo todo. Menenius (Mark Gatiss) es el intermediador de todos, siempre intentando poner paz, Hadley Fraser como Aufidius, el antagonista de la obra, tenía una química espectacular con Tom y ¡oh aquella famosa escena del beso!

Vivida en directo queda perfecta, porque traes todos los sentimientos acumulados durante el resto de la obra. Por esas alturas Coriolanus comienza a tener problemas, los suyos no saben si protegerlo o sacrificarle.

tumblr_my026uZdcD1qeuzrdo2_r1_1280El pueblo grita por un cambio y a él han intentado usarlo en beneficio de aplacar a las masas, involucrándolo en una política para la cual no está preparado y al final acaba siendo traicionado; aunque una fracción de los suyos todavía le da su apoyo y cobijo no es suficiente para salvar su vida. Su propia madre, Volumnia, interpretada por Deborah Findlay, fue uno de los personajes más intrigantes y peligrosos de toda la obra, la actriz dio el drama adecuado a cada escena y te dejaba los pelos de punta.

Otra de las escenas destacadas es la de la lucha entre Aufidius y Caius, perfectamente podrían haber acabado el uno con el otro siendo Caius el que termina reduciendo a Aufidius pero finalmente le perdonaba la vida. Un error que no debería haber cometido… Las coreografías bien entrenadas dieron un toque de realidad que terminaba de perfeccionar las actuaciones.

Como sabréis, Coriolanus acaba siendo colgado boca abajo a manos de Aufidius. Una escena desgarradora que dejó al teatro en silencio, un silencio seguido por aplausos y vítores. Tom Hiddleston colgado, moviéndose al ritmo que le imponía la cadena que lo sujetaba, cayendo sangre por su rostro mientras Aufidius se empababa su cara con dicha sangre.

Una obra espectacular que recomiendo ver a todo el mundo; te guste o no te guste Shakespeare las interpretaciones consiguen lo imposible.

Curiosidades:

  • Había dos niños que interpretaban al hijo de Cayo, por razones de trabajo de menores supongo que no podían exigir a un solo niño hacer tantas funciones seguidas.
  • La falta de química entre Tom y Birgitte se complementaba con la química que había entre Tom y Hadley.
  • Mark Gattis ha pasado desapercibido por la mayoría de gente pero ha sido el epicentro de toda la obra. Su actuación: impecable.
  • Los ropajes, todos los trajes usados eran de una buenísima calidad que ayudaba a crear el ambiente perfecto.
  • Los actores secundarios pisaban fuerte e iban con la cabeza bien alta, algo que no siempre suele suceder cuando comparten escenario con grandes actores.
  • Las lágrimas de Tom Hiddleston al finalizar cada función, la satisfacción del trabajo bien hecho y la expresión de felicidad en su rostro no tienen precio.

GALERÍA de fotos. Actualización 19 Febrero: Arriba puedes ver el tráiler de la obra:

image host image host image host image host image host image host image host image host image host image host image host image host image host image host image host image host image host image host image host image host image host