Así es, Sam Raimi ha admitido en un reciente podcast para The Nerdist que es consciente de que la fastidió en algunos aspectos con Spider-Man 3.

Han pasado casi 8 años del estreno de Spider-Man 3 y todavía es frecuente ver comentarios en las redes sociales sobre la trilogía y parodias que nos hacen reír de lo que más bien nos podría haber hecho llorar… “Cada una de las películas de Spider-Man fueron un gran reto”, dice Raimi. Sobre la tercera, admite que “fue una película que no funcionó muy bien. Intenté hacerla funcionar, pero nunca terminé de creer en todos los personajes y eso no puede ocultarse a la gente que adora a Spider-Man. Si al director no le gusta algo, es complicado llevarlo a cabo cuando a mucha otra gente le gusta. Creo que [después de Spider-Man 2] fue el afán por hacerlo mejor lo que nos condenó. Debería haberme limitado a los personajes y a las relaciones y haberlas avanzado al siguiente nivel y no intentar superarlo.”

Ese afán de superación que se generó en el set de rodaje es otra razón por la que cree que la película salió mal. “El objetivo no era intentar superar a las demás versiones… Era la de contar una gran historia pero con una perspectiva distinta. Pero yo no intenté superarlas. No es un buen método. Más bien eso es lo que pensaba mucha gente que trabajó en Spider-Man 3 y no nos ayudó.”

Spider-Man 3Las películas de Spider-Man parecen no terminar de encajar, ya sea por los actores, directores, afanes de superación (¿?), probemillas con las tramas o por no amar a los personajes… De todas formas, la trilogía protagonizada por Tobey Maguire es una de las más entretenidas, si las miras como lo que son: un modo de entretenimiento…

¡Si te ha gustado el artículo, compártelo en redes sociales! 🙂