E.L. James, escritora de 50 Sombras de Grey, exige un mayor control del guión para la secuela de la primera película.

Ya sea por las críticas realizadas por expertos en cine de todo el mundo que le han dado una nota bajísima a la adaptación de 50 Sombras de Grey, o por las innumerables fans de la trilogía literaria que no se han cortado a la hora de comentar las deficiencias de la película, el caso es que E.L. James no está contenta y quiere encargarse del guión de la secuela: 50 Sombras Más Oscuras.

Según Variety, la productora Universal Pictures se estuvo resistiendo a la idea, pero parece que están en negociaciones con la escritora y fuentes cercanas a la franquicia han comentado que posiblemente los nombres de Sam Taylor-Johnson, directora de la película, y  Kelly Marcel, guionista, no vuelvan a aparecer. Todavía no hay ningún tipo de confirmación por parte de la productora ni de las implicadas.

Los problemas con Taylor-Johnson fueron evidentes y ella declaró para Variety: ‘Discrepamos mucho. Ella creó los personajes y la historia. Yo estaba intentando crear una experiencia cinematográfica que honrara al libro pero, a la vez, ofreciera una nueva perspectiva. Era difícil para ella. Tuvimos discusiones. Creo que se podría decir que discutiamos en cada escena.‘ Por su parte, Marcel y James trabajaron en el primer guión en la casa de Londres de la escritora, pero los problemas entre ellos comenzaron cuando Universal no estuvo de acuerdo con el contenido sexual de dicho guión, siendo contratado posteriormente Patrick Marber.

Da que pensar, que aún no se haya confirmado el rodaje de 50 Sombras Más Oscuras, pues con sólo 8 días en taquilla, la película ha recaudado más de 300 millones de dólares superando con creces los 40 millones aproximados del presupuesto, posteriormente disminuyendo las ventas de entradas en un 70%. El portavoz de Universal ha hecho el siguiente comentario: ‘El estudio siempre ha intentado sentarse con la autora después del estreno de la película y comentar los siguientes pasos, algo que aún no ha ocurrido‘.

E.L. James a diferencia de otros escritores, que cedieron completamente los derechos de autor de sus novelas, ha estado en todo momento en el rodaje de la película y fue ella quien dio el visto bueno a los protagonistas y las escenas que fueron grabadas, además de estar acreditada como productora. El problema es que si se convierte en la guionista de la secuela y dada su inexperiencia para escribir guiones, la secuela podría ver su estreno bastante comprometido, así como los nuevos trabajos que les puedan ser ofrecidos tanto a James Dornan como a Dakota Johnson.

¿Qué os parece que E.L. James quiera abarcar con casi todo?