Clint Eastwood lo ha vuelto a conseguir, nos presenta una magnífica película protagonizada por Bradley Cooper; a continuación puedes leer mi reseña.

Contiene SPOILERS.

Haz clic en las imágenes para ampliarlas (nueva ventana).

imgboxLo cierto es que cuando fui al cine no me esperaba una película de estas dimensiones, pues había visto el tráiler y parecía interesante pero se queda bastante corto con la profundidad de la historia. La primera escena es sobrecogedora pues Chris Kyle (Bradley Cooper) se enfrenta a la primera decisión difícil que tendrá que tomar durante sus despliegues y la dejan en suspense hasta pasados unos minutos en los que nos muestran cómo fue la infancia de Chris y por qué decidió alistarse en el cuerpo especial de SEAL. Lo que más me gustó de esta primera parte es el entrenamiento al que lo someten, puede verse que no es un cuerpo al que cualquiera pueda entrar pero está marcada con muchas frases sarcásticas, que conseguirán sacarnos alguna que otra sonrisa.

Después de ese duro entrenamiento y de la boda entre Chris y Taya (Sienna Miller), le dan la noticia de su primer despliegue para ayudar a los Marines a cumplir con su misión, volviendo a la escena que abre la película. A partir de este punto, la trama va sucediendo de forma bastante rápida y vemos cómo Chris Kyle tiene que ir tomando decisiones difíciles y cómo se enfrenta a las duras circunstancias de la guerra.

Me ha gustado muchísimo como con la transformación psíquica del protagonista va cambiando también su aspecto físico: incrementa su volumen corporal, se deja crecer la barba, adquiere una expresión seria que nada tiene que ver con el Kyle del comienzo de la película y cómo las situaciones del día a día en Estados Unidos le llegan a estresar bastante, incluso más que cuando está en pleno campo de batalla.

Por supuesto, Clint Eastwood le ha sacado muchísimo partido a la parte romántica que, aunque no tiene mucha duración, es bastante intensa y se ha centrado en los puntos clave, siendo en este momento donde más se hace evidente el cambio de mentalidad de Chris y cómo se da cuenta de lo importante que es su familia, sobre todo al final de la película cuando está convencido de que va a llegar al final de su vida en el desierto de Irak y llama a Tara para despedirse, siendo para mí una de las mejores escenas que tiene la película. Aunque no se puede decir que sea una película básicamente bélica, no voy a negar que algunas escenas pueden resultar desagradables para algunas personas.
imgboxPero no todo en la película es color de rosa. Por ejemplo, hay un detalle en la colocación del francotirador durante el entrenamiento de los SEAL en el que el oficial le señala a uno de sus soldados que debe bajar el pie y no apoyar la punta de la bota en el suelo. Posteriormente, aparece el francotirador iraquí adoptando la postura inicial de dicho soldado, por lo que considero que es un punto que podría haber explotado muchísimo más Clint Eastwood, ya que es un detalle que para más de uno no pasará inadvertido.

Pero la mayor metedura de pata en la película y que está sujeta a muchísimas críticas ha sido el uso de muñecos como bebés. Es de extrañar que con el presupuesto y el reparto con el que contaban, casi 60 millones de dólares, hayan descuidado tanto las escenas en las que aparecen los muñecos, pues han destrozado por completo la carga emocional de esas escenas dramáticas que hubiesen sacado más de una lágrima en vez de alguna que otra risa tímida que se podía escuchar en la sala.

imgboxEn cuanto a las actuaciones, al principio la actuación de Bradley Cooper como aspirante a cowboy no me terminaba de gustar, pero no me extraña que haya sido nominado al Óscar como mejor actor principal, porque resulta incluso aterrador en algunas de las escenas, especialmente en la barbacoa que celebran en la que no sabemos como acabará el perro, y es palpable como cambia drásticamente cuando está en territorio enemigo.

Además es increíble la forma en la que pasa de una mente fría y calculadora a una persona romántica en el momento adecuado y sin descuidar su interpretación. Sí es cierto, que a la interpretación de Sienna Miller le ha faltado algo más de profundidad y a mí, sus lágrimas no me terminaban de convencer aunque en la última escena de la película, el miedo y la desconfianza que iban creciendo en su interior ha conseguido transmitirlo de forma impecable.

La banda sonora en esta película no destaca, prácticamente es inexistente, pero lo que sí han conseguido transmitir muy bien han sido los efectos de sonido en las ráfagas de los disparos, siendo éstos y las ráfagas de luz el único medio para identificar la situación de los personajes durante la tormenta de arena. Y no puedo cerrar esta reseña sin mencionar la estupenda dirección de fotografía de Tom Stern, quién ya trabajó junto a Clint Eastwood en Gran Torino, consiguiendo unas fotografías, contrastes y manejo de la luminosidad perfectas con total ausencia de reflejos en escenas que dada la gran luminosidad por rodarse en espacio abierto, eran difíciles de evitar.
imgboxEn general, puedo decir que nos encontramos con una película más dramática que bélica y que a pesar de lo difícil que ha debido ser adaptar el guión, han conseguido que sea coherente y que enganche a los espectadores. La última pregunta que queda por hacerse es: ¿Conseguirá El Francotirador alguna estatuilla en los Oscars?

A continuación te dejo las imágenes promocionales y de detrás de las cámaras cortesía de Warner Bros.:
imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox