Aguas Tranquilas (Still the Water) es una película japonesa dirigida y escrita por Naomi Kawase, que participó en la sección oficial del Festival de Cannes del 2014.

CONTIENE SPOILERS

El film se desarrolla en un pueblo costero de Japón y narra un periodo de la vida de Kaito (Nijiro Murakami), un joven adolescente, y de su amiga Kyoko (Jun Yoshinaga). Una noche de verano, Kaito se encuentra un cadáver en el mar y a lo largo de la película, veremos cómo esto afecta a los dos jóvenes. Además, la madre de Kyoko se está muriendo y esto hará que, no solo reflexionen sobre la muerte, sino que también se replanteen la vida.

Esta es una película con una gran carga emotiva, que aunque te haga tener las emociones a flor de piel, también consigue trasmitir una calma parecida a la que sentimos cuando miramos a un mar que está en paz. La razón de ello es que la historia se cuenta de forma pausada, sin prisas a la hora de enseñar al espectador el mensaje que contiene. Esto se ve en las largas escenas de paisaje que, aunque ayudan a la fluidez de la historia, creo que deberían eliminarse o por lo menos cortar algo de metraje para que no sea tan larga.

imgboxEl film enseña de una forma muy hábil los dos tipos de fallecimientos que ocurren: aquel que se da de forma paulatina (la madre de Kyoko) y la que sucede de manera repentina (el cadáver del mar). Y a través de los dos chicos veremos cómo ambas afectan de distinta manera. En el caso de Kyoko nos encontramos con el duelo del personaje, la negación de que este ocurriendo eso y finalmente, la aceptación del hecho de que le queda poco tiempo junto a su madre.

Nos enseña la evolución que recorre una persona en esa situación.

En cambio, la reacción de Kaito es más explosiva y repentina, haciendo que su mundo se tambalee. El joven comienza a replantearse todo aquello que lo rodea. Quiere buscar respuestas a preguntas que nunca se atrevió hacer y decir lo que piensa sobre aquello que le molesta. Ha visto como una vida puede cambiar de manera súbita y por ello, no quiere perder la oportunidad de vivir de la manera que él quiere.

imgbox

Aunque la forma de contar el historia es bella, tiene tanto simbolismo que hace que sea difícil de seguir a veces. Sientes que si no estás alerta, no podrás entender lo que te quieren decir. Esto es una pena, pues te concentras tanto en descubrir el mensaje que nos quiere dar, que olvidas que también tienes que disfrutarla.

En conclusión, se trata de un film complejo con una historia preciosa que quiere hacerte pensar no solo durante la película, sino también después de ella. Este film sacudirá con facilidad la percepción que tenemos de la vida y la muerte. Es irónico que la película se llame Aguas Tranquilas cuando los sentimientos que provoca en el espectador son como un tifón que nos agita profundamente haciendo que no volvamos a tener la misma percepción de la vida y la muerte.

A continuación os dejo más imágenes de Aguas Tranquilas, haz clic para ampliarlas, se abrirá una nueva ventana:

image host image host image host image host image host image host image host image host image host image host image host image host image host image host image host image host image host image host image host