La profesora de Historia se estrena el 30 de Abril en España y a continuación os traigo mi reseña sobre esta película que he tenido la oportunidad de ver gracias A Contracorriente Films.

La directora Marie-Castille Mention-Schaar quiere enfocar el compañerismo y el problema del racismo, dos temas que se deberían tratar actualmente en la sociedad. Pero también encontraremos el tema de la historia nazi. Serán los temas conductores de una película en la que encontraremos el valor de trabajar en equipo, la tolerancia y el fuerte poder emocional que llega a ejercer un acontecimiento en alguien, incluso hasta en el más duro.

La historia se desarrolla en el instituto francés Léon Blum de Créteil donde el ambiente que se respira es de prejuicios culturales y religiosos reflejados en la gente que trabaja allí y en los estudiantes. Pero todo se enfoca particularmente en una clase de alumnos de segundo de Bachillerato que parecen no tener intención de aprender y progresar, exceptuando unos pocos de ellos. Sin embargo, hay alguien que parece ver más allá de eso: su profesora de Historia, Anne Gueguen (Ariane Ascaride), una mujer que ha perdido la pasión de impartir clase pero les hará ver su asignatura y la historia de una manera muy distinta, enfocando a todos esos chicos como un reto a afrontar.imgbox

Cuatro son los estudiantes también protagonistas de esta historia, pero dos son los más importantes y a los que más se recurre: Malik(Ahmed Dramé), un chico que aspira a estudiar cine algún día y al que parece “gustarle” su compañera Camille (y viceversa), y Mélanie (Noémie Merlant), la típica “pasota” rebelde adolescente a la que parece no importarle ni su futuro ni sus estudios, con serios problemas de comportamiento en el aula. Aparte de ellos encontramos a Théo (Adrien Hurdubae), el típico chico rarito y enclenque que jamás habla ni se relaciona con nadie, y a Jamila (Wendy Nieto), que es como la mejor amiga de Mélanie.

Madame Gueguen les propone participar en el Concurso Nacional de la Resistencia y Deportación dándoles como tema lo qué significa ser adolescente en un campo de concentración nazi. Y a pesar de que prácticamente casi toda la clase se niega, al final todos juntos deciden aceptar el reto de participar en el concurso.

Sin embargo, no será tarea fácil ya que siguen los mismos grupos, el mismo comportamiento… solo se raspa la superficie del trabajo, no se trata de llegar al fondo. Ni siquiera la ayuda de Yvette(Geneviève Mnich) sirve de nada. Pero madame Gueguen no se desesperará y seguirá intentando motivar a los alumnos, aunque eso suponga muchos gritos y más frustración. Pero cuando algunos empiezan a escarbar en las profundidades del tema del proyecto todo da un giro de 360º. El material se encontrará en libros, películas, documentales, internet… pero solamente se propondrán llegar hasta el final con la excursión que hacen a un museo donde perduran las historias de los supervivientes, las fotografías que reflejan el sufrimiento de aquellos prisioneros que no fueron más que números para conducirlos al matadero llegada la hora.Tras eso, uno de los supervivientes es invitado por madame Gueguen para relatar su historia a los chicos, y el sufrimiento que transmiten sus palabras les emociona totalmente y comenzarán a trabajar más en serio llevándoles a fomentar el compañerismo entre todos,mostrándose también en el viaje que realizarán a Bruselas para asistir al acto de la entrega de premios.

El discurso de Mélanie es el momento más llamativo de todo el metraje. Habla desde el corazón, desde la voz de aquel hombre que les visitó con una historia horriblemente triste, desde el reportaje visto una noche cualquiera en su televisión. El corazón emocionado de una ex-rebelde que ha derramado lágrimas ante tantas historias tristes. Es el reflejo de algunos de sus compañeros. ¿Es posible que un simple trabajo para un concurso pueda cambiar tanto a una persona a la que no parecía importarle nada?
imgbox

¿Cual es el premio a recibir después de tanto esfuerzo? Para madame Gueguen el haber conseguido sacarles partido y ayudado a abrirse,relacionarse entre ellos y,sobre todo, el hacer algo de ellos. El conseguir que hicieran algo hasta el final, aprender y saber. Pero ante todo ha conseguido recuperar su pasión por dar clase.Para los chicos, haber llegado hasta el final, completar un proyecto en el que quizás no habían depositado el suficiente esfuerzo y esperanzas y el crear entre todos un buen ambiente de compañerismo. Y el premio del concurso será para ellos después de ganárselo a pulso.

Analizando el tema de la historia nazi, estamos invitados a pensar en aquellas personas con número en vez de nombre, en humanos que quizás tuvieran oportunidad de salvarse, en millones de personas de todos los países que sufrieron un cruel destino, un final no escrito por ellos. Historias silenciosas, algunas sin nombres ni apellidos. Un horror que ha perdurado en la historia, momentos reflejados en testimonios, imágenes y literatura ante los cuales no es difícil emocionarse, y que ahora reposan ahora en museos abiertos al público que contemplará, con horror y pesar, el terror de aquella época.

La profesora de Historia dispone de valiosas lecciones de compañerismo, superación personal y libertad de expresión o vestimenta (ya que en esta escuela son muy estrictos con el vestuario del alumnado). Pero también la posibilidad de que el racismo entre culturas y religiones desaparezca algún día,reflexionar sobre las consecuencias producidas por la historia nazi,y analizar los valores de la sociedad presentes en esta obra de una hora y cuarenta minutos, porque realmente merecen la pena.

Algunas imágenes más de la película:
imgbox imgbox imgbox imgbox