Jane Eyre es una historia romántica de origen británico que fue llevada el 2011 a la pantalla grande por el director Cary Fukunaga, dicho film está protagonizado por Michael Fassbender y Mia Wasikowska.

SPOILERS

Jane Eyre (Mia Wasikowska) nos transporta a una época en la que la mujer no tenía muchas opciones, y Jane, pese a que trata de reprimir el fuego que lleva dentro para adaptarse a la convencionalidad del entorno, no puede evitar preguntarse qué hay más allá del mundo como lo conoce. Esta película es una adaptación de la novela homónima escrita en 1847 por Charlotte Brontë.

La historia de Jane comienza cuando huye totalmente desconsolada de Thornfield Hall en medio de la noche, camina sin rumbo bajo la lluvia torrencial, y finalmente se desploma en la puerta del Sr. St. John Rivers (Jamie Bell), quien junto a sus hermanas la reciben en su hogar salvándola de una muerte segura.

Mientras St. John y sus hermanas cuidan de Jane, ella comienza a recordar su infancia. Reprimida desde niña por su entorno familiar, dejada al cuidado de su cruel tía, Sarah Reed (Sally Hawkins), por ser huérfana, y enviada a la estricta escuela para niñas Lowood, Jane ha tenido que enfrentarse a un mundo frío completamente sola. Aunque la novela está ambientada originalmente en la década de 1830, el director decidió cambiar la línea tiempo pues el estilo de ropa correspondiente a dicho periodo era muy poco favorecedora. La elección de Fukunaga fue bastante acertada pues la película fue nominada para un premio Oscar en la categoría de mejor vestuario.´

Ya en la escuela Lowood, una de las pupilas, Helen Burns (Freya Parks), se hace su amiga y comparte con ella sus percepciones del mundo invisible que las rodea, donde existen espíritus que cuidan de ellas, un recuerdo que Jane atesorará por el resto de su vida, pues Helen fallece aun siendo una niña al enfermar con tuberculosis.

Jane se recupera gracias a los cuidados del Sr. Rivers y sus hermanas, entonces él decide contratarla como directora de la escuela para niñas que desea abrir, trabajo que incluye además del salario, alojamiento en una pequeña cabaña pagada por benefactores.

La película fue filmada principalmente en localizaciones en Inglaterra que incluyen Londres, Derbyshire, la villa de Froggatt y el castillo de Broughton en Oxfordshire. La localización que fue usada para filmar la casa de campo de Jane esta tan aislada que no recibe señal de teléfono celular, por lo que un miembro del equipo de producción debía mantenerse cerca de una cabina telefónica con un walkie talkie en el bolsillo en caso de que el equipo de producción necesitara algo.
imgbox

Ya en la soledad de la cabaña, Jane vuelve a sus recuerdos. Al terminar sus estudios en la escuela Lowood, es contratada en Thornfield Hall como institutriz de Adèle Varens (Romy Settbon Moore), una niña francesa huérfana pupila de Edward Rochester (Michael Fassbender). Sin embargo a su llegada a la sombría mansión, es recibida por la Sra. Alice Fairfax (Judi Dench), quien es el ama de llaves, pues el Sr. Rochester se encuentra de viaje.

El efecto gótico que se percibe en las tomas realizadas dentro de Thornfield Hall ha sido posible gracias a la combinación de la luz de las velas con la luz del fuego de la chimenea.

Adèle deleita a su institutriz con sus cualidades artísticas, y Jane a su vez le enseña a hablar inglés, y todas las ramas que corresponden a su formación académica. Un día, al llevar una carta al correo, Jane se encuentra abruptamente en el bosque con un hombre que va a caballo, debido a la niebla el caballo se asusta por la presencia de Jane y se agita haciendo caer a su jinete, quien resulta ser Edward Rochester, aunque Jane le ayuda a levantarse a subir nuevamente a caballo, él no se presenta formalmente con ella, y solo cuando ella retorna a Thornfield Hall es que descubre que el jinete es el mismo caballero que la ha contratado.

Michael Fassbender se vió motivado a participar en el proyecto principalmente porque su madre y su hermana son admiradoras acérrimas de la novela, y porque en su opinión Cary Fukunaga tiene un gran talento para trabajar con la cámara y contar una historia de manera visual, lo cual despertó su interés por ver como trabajaría Fukunaga con esta obra maestra de la literatura clásica británica.

Rochester conversa con Jane, y se da cuenta que ella es completamente distinta a las demás institutrices, y a cualquier mujer que haya conocido, pues ella, además de ser una talentosa artista, no se deja intimidar fácilmente y posee una visión de la vida que trasciende aquella propia de la época.

Una noche, Jane es despertada por un extraño sonido, y al levantarse encuentra que el dormitorio de Rochester se está incendiando mientras él descansa, Jane lo despierta y ambos apagan con esfuerzo el incendio. A partir de aquel momento Jane se da cuenta de que algo extraño sucede en Thornfield Hall, pero al mismo tiempo, la relación entre Jane y Rochester se hace más estrecha. Al día siguiente Rochester parte temprano para visitar a la señorita Blanche Ingram (Imogen Poots), con quien al parecer pensaba comprometerse para contraer matrimonio, Jane queda muy afectada al oír la noticia. Unas semanas más tarde Rochester retorna a Thornfield Hall en compañía de la señorita Ingram.

Esta es la primera adaptación en la que la señorita Ingram es presentada con la misma imagen con que se la describe en la novela, como una mujer llamativa de pelo oscuro, pues en la mayoría de las adaptaciones, la señorita Ingram es presentada con cabello rubio de modo que hace contraste con el cabello de Jane.

La misma noche de su llegada, Rochester recibe la visita de Richard Mason (Harry Lloyd), quien ha llegado desde Jamaica. Aquella madrugada Jane y los invitados de Rochester se despiertan al oír extraños ruidos, después de tranquilizar a sus invitados, Rochester lleva a Jane a la habitación donde Richard Mason yace muy mal herido, Rochester lo deja al cuidado de Jane mientras sale en busca de un médico, no sin antes prohibir a ambos sostener conversación alguna y exigir a Jane que por ningún motivo comente a nadie lo sucedido.

Después de que Rochester despide a Richard de vuelta a la ciudad bajo el cuidado del médico, a pedido de Jane, él le comenta un poco acerca de un terrible error que lo ha atormentado por años, pero sin entrar en detalles, y haciéndole saber que ella le ha devuelto la paz que el tanto ansiaba volver a vivir. Las dulces palabras de Rochester llenan el corazón de Jane de esperanza e ilusión.

Jane recibe una carta de su antigua niñera, por medio de la cual se entera que su primo, John Reed (Craig Roberts), ha dilapidado su fortuna y se ha suicidado causando que la Sra. Reed sufriera una apoplejía, por lo que ella ha solicitado la visita de Jane. Ella parte hacia a la casa de su tía con el salario que Rochester le cancela. Una vez allí, su tía le informa que su tío John Eyre había tratado de localizar a Jane para adoptarla al no haber tenido hijos propios, pero su tía había decidido esconder esta información de Jane. Sin embargo, Jane se encuentra feliz de saber que tiene un pariente vivo, se retira de casa de su tía perdonándola e inmediatamente le escribe una carta a su tío aclarando los malentendidos e informándole que se encuentra trabajando para Edward Rochester en Thornfield Hall.

A su retorno, Jane se entera que Rochester ha estado haciendo planes para su próxima boda, por lo cual Jane lo felicita al tiempo de avisarle que buscará otro empleo, sin embargo Rochester le pide a Jane que se quede pues quiere hacerla su esposa, Jane duda al principio, pero finalmente acepta, incapaz de ir contra los deseos de su propio corazón.
imgbox

Al enterarse del compromiso, la Sra. Fairfax aconseja a Jane ser cuidadosa hasta el día de la boda, pues según las costumbres de la época, hombres de la posición de Rochester no acostumbraban a casarse con una institutriz. Mientras el tiempo transcurre, Jane y Edward se enamoran cada vez más, aunque Jane no puede evitar la inquietud que le causan las palabras de la Sra. Fairfax.

El día de la boda la ceremonia es interrumpida por Richard Mason quien certifica que Rochester ya habría contraído matrimonio quince años atrás con su hermana Bertha Antoinetta Mason (Valentina Cervi). Rochester decide revelar a todos la verdad, que su esposa es una mujer demente de la que ha cuidado durante esos quince años y a la que ha mantenido oculta en una de las habitaciones de Thornfield Hall.

Jane ha quedado destruida por la decepción, por lo que decide abandonar Thornfield Hall a pesar de las súplicas de Rochester, quien le explica cómo fue engañado en su juventud con un matrimonio arreglado.

La interpretación que realiza Michael Fassbender de Edward Rochester es sin duda carismática a la vez que deja entrever que debajo del cinismo, la arrogancia y aparente frialdad de Rochester, yace un ser desesperado por amar y ser correspondido por aquella mujer que lo ha cautivado desde el primer momento, con quien ha podido mostrarse como realmente es y con quien ha podido conectarse profundamente. La primera impresión que Michael Fassbender tuvo de Rochester al leer la novela era que se trataba de un personaje de algún modo bipolar, pues cargaba todo el tiempo con el peso de tener a su esposa en el ático, aunque algunas veces era capaz de escapar, el recuerdo de Bertha retornaba a él, tal comprensión le permitió moldear el personaje de Rochester como alguien vulnerable que necesitaba ser sanado, lo que hace que el necesite a Jane más de lo que Jane lo necesita, pues será ella quien lo sane.

Es después de dejar Thornfield Hall que Jane llega a la casa de St. John Rivers. Algún tiempo después Jane se entera que su tío, John Eyre, ha fallecido, dejándola como heredera de toda su fortuna, ella le ofrece a St. John Rivers compartir su fortuna con él y sus hermanas a cambio de que la incluyan en su familia como una hermana, St. John Rivers acepta incluirla, pero como su esposa, situación con la que Jane no está de acuerdo, por lo que rechaza la propuesta de St. John.

En el páramo, Jane escucha la voz de Rochester llamándola por su nombre, lo que la impulsa a retornar a Thornfield Hall. Ya allí descubre con tristeza que la mansión se ha quemado casi por completo a causa de un incendio desatado por la esposa de Rochester quien se suicida aquella misma noche saltando desde el techo. Jane busca a Rochester y lo encuentra sentado junto a su perro Pilot a la sombra de un árbol, ha quedado ciego por el incendio, pero aún puede reconocer las manos y las caricias de su amada Jane que ha vuelto para quedarse, ambos se besan y se abrazan como jurándose amor eterno a la luz del atardecer.

Al realizar esta adaptación, el director Cary Fukunaga sabía que varias adaptaciones precedían su trabajo, de niño él era un gran admirador de la adaptación realizada por Robert Stevenson, pero al trabajar en su propia versión su objetivo era sentir lo que la escritora había sentido al redactar la novela, pues para él la novela trasciende la simple imagen de historia romántica que se le ha dado. En la producción se ha cuidado cada detalle, desde el acento y el lenguaje poético empleado para los diálogos.

Mia Wasikowska refleja de forma excepcional la esencia de Jane con un carácter fuerte y con valores morales bien definidos, aun así, adorable en su sencillez. Lo que le ha permitido a Mia dar vida de forma tan palpable a Jane Eyre es la identificación que establece con el personaje desde el hecho mismo de que ambas son mujeres jóvenes, a la vez que Mia se siente intrigada por la fortaleza del carácter de Jane así como su forma de pensar tan independiente de la mentalidad característica de la época.

A mi parecer, esta es una bella historia romántica sin caer en el cliché de las historias cursis, que nos presenta una autentica conexión entre dos personas cuyo amor trasciende los arquetipos de la sociedad, un amor que es tan fuerte como para unirlos más allá de cualquier percance y limitación.

A continuación podéis ver más fotos en HQ gracias a Michael Fassbender Spain.
imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox