El Resplandor (The Shinning) se estrenó en el año 1980 y se convirtió en un referente del género.

SPOILERS

Basada en la novela homónima de Stephen King del 1977, El Resplandor es de origen estadounidense, del género terror psicológico, está dirigida por Stanley Kubrick y protagonizada por Jack Nicholson.

El filme nos narra el giro que sufre la vida de Jack Torrace (Jack Nicholson), un ex-alcohólico y escritor frustrado al que le ofrecen un trabajo relativamente fácil en el Hotel Overlook, en Colorado. Su misión es la de mantener la seguridad y el buen estado del lugar durante los meses en los que éste se encontrará cerrado en invierno. Se hace incapié en que deberán de tener cuidado, pues los inviernos son muy duros y las tormentas de nieve aíslan al hotel casi por completo. Y por supuesto, también mencionan que deberán tener una voluntad fuerte, ya que aunque parece una tarea fácil, el aislamiento puede hacerles cierta mella psicológica.

Al principio todo parece normal, tienen una buena vida provistos de todo tipo de comodidades y el pequeño Danny (Danny Lloyd) encuentra diversión y entretenimiento recorriendo los largos pasillos del Overlook con su cochecito de juguete ajeno a todas las cosas que han ocurrido en dicho lugar.

Poco tiempo después, Jack decide invertir el tiempo libre en trabajar en su nueva novela, apartado y en silencio, y todo se trunca cuando el pequeño Danny, que tiene cierta sensibilidad y capacidad para recordar en su cabeza momentos que no ha vivido e incluso ver acontecimientos futuros, comienza a experimentar una serie de encuentros paranormales con personas que no deberían estar ahí, al mismo tiempo, Jack parece desarrollar una especie de segunda personalidad agresiva y hosca que hace difícil a su mujer Wendy (Shelley Duvall) la convivencia con él, y que le convierte en alguien peligroso incluso para su hijo.

De repente, no sólo es Danny quien puede ver a gente que parece estar muy viva caminando por el hotel, Jack tiene encuentros muy escalofriantes con personas que parecen inocentes al principio, pero que terminan siendo muy amenazadoras y de las que desconoce la procedencia. La vida para los Torrace se vuelve complicada, pues el pequeño comienza a tener horribles pesadillas, visiones y terrores nocturnos cada vez más recurrentes, y por otro lado la preocupación de Wendy aumenta, pues a medida que pasan los días las líneas de teléfono se bloquean debido a las fuertes nevadas y se encuentran cada vez más atrapados.

Torrace recae en su alcoholismo y se convierte en una persona intratable y tremendamente violenta que encuentra cada vez más irritable a su mujer, y sus deseos por matarla se hacen cada vez más fuertes. Llegados a un punto de inflexión en el que su mujer Wendy comienza a temer por su vida y la de su hijo, decide escapar como pueda de Jack. Pero el hotel se encuentra completamente aislado en la nieve y no les será nada fácil.

Después de una larga e incansable persecución a lo largo de todos los recovecos del Overlook, Wendy y Danny  consiguen escapar de Jack, que se queda atrapado en la nieve y muere congelado. Al final de la película se nos muestra una extraña imagen antigua en blanco y negro en la que aparecen todas esas personas que han estado viendo en el hotel, y Jack se encuentra entre ellos.

Con un final impactante y totalmente diferente al de la novela de Stephen King, la película no quedó libre de controversia. Sus escenas violentas provocaron unas primeras opiniones un tanto negativas, llegando incluso a estar nominada a los premios Razzie.

Sin lugar a dudas, se quiso hacer de la película algo mucho más terrorífico que la propia novela, en la que quedan plasmados los propios miedos de Jack Torrace, pero en un aspecto mucho más psicológico que paranormal. Con un guion estratégico que juega con la mente del espectador escrito por Stanley Kubrick y Diane Johnson, en el momento que empieces a sospechar que las cosas no van bien, no podrás volver a descansar durante el metraje.

Los exteriores tomados en el lago Saint Mary en Montana son maravillosos, aportando ese toque de postal mostrando un paraje helado y apartado. Los interiores aunque fueron rodados en un estudio y no en un hotel real, están trabajados al detalle y se crearon escenarios réplica de otros famosos hoteles para darle más austeridad a los decorados.

Poco que decir sobre la banda sonora, que sólo aporta algo de tensión en los momentos clave, y que se queda vacía al final. Reseñable el mal doblaje español que se hizo para esta película, con una voz inexpresiva para Jack Nicholson, y sobreactuada para Shelley Duvall, y que desde luego no hacen justicia a las maravillosas interpretaciones, destacando por encima la de Nicholson que terminó de consagrarse en el cine con su papel en dicho filme.

El Resplandor se trata de un clásico que nunca pasa de moda y que te tendrá en completa tensión desde principio a fin. Con escenas que generan confusión y perturban al espectador sin llegar a agredir con violencia o gore, pero que desde luego te hará tener pesadillas.

A continuación puedes ver más imágenes de la película (haz click para ampliarlas):

imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox