Marvel Agentes de S.H.I.E.L.D. finalizó hace unas semanas su tercera temporada y en este artículo os traigo mi reseña acerca de estos nuevos episodios.

AVISO DE SPOILERS

La season finale de AoS se emitió en ABC (EE.UU) el pasado 17 de Mayo con un episodio doble titulado 3×21Absolution’ (‘Absolución’) y 3×22Ascension’ (‘Ascensión’) junto a un desenlace que no deja indiferente a nadie.

En esta temporada la trama se centró en un elemento que vimos muy por encima en la segunda parte de la segunda temporada: los Inhumanos. Podemos definirlos como “personas especiales”, personas (o seres) con un don, seres que cambiarían para siempre tras entrar en contacto con un elemento conocido como ‘Cristales Terrigen‘.

Esto fue lo que le pasó a Skye (Chloe Bennet), ahora conocida como DaisyQuakeJohnson: en la segunda temporada vimos como adquirió sus poderes tras entrar en contacto con uno de esos cristales. Y si bien entonces veíamos su introducción a dicho cambio, en esta tercera temporada entró con fuerza, con un nuevo look totalmente distinto y, sobre todo, muy adaptada a sus poderes.

Pero bueno, no nos andemos por las ramas. Podemos resumir la primera mitad de temporada como una especie de introducción al tema de los Inhumanos, de saber si existen más y de impedir que sigan sembrando el caos. Y para eso está el mejor equipo de S.H.I.E.L.D.: Daisy, Leo Fitz (Iain de Caestecker), Jemma Simmons (Elizabeth Henstridge), Lance Hunter (Nick Blood), Bobbi Morse/Mockingbird (Adrianne Palicki), AlphonsoMackMckenzie (Henry Simmons), Melinda May (Ming-Na Wen) y el gran jefazo Phil Coulson (Clark Gregg).

Pero no todo iba a ser bonito para S.H.I.E.L.D. La amenaza de HYDRA sigue sobre sus cabezas con la sombra de Grant Ward (Brett Dalton) de fondo, además de la aparición de la ATCU, liderada por la misteriosa Rosalind Price (Constance Zimmer), y sus planes para con los Inhumanos que aparecen por el camino. Nada es un camino de rosas, todos tienen sus propios propósitos pero nadie sabe quien es al final el verdadero enemigo.

Según vamos avanzando en la trama se destaparán los auténticos planes que tiene HYDRA, los misterios que oculta el planeta ‘Maveth‘ (al que fue a parar Jemma al final de la segunda temporada) y las inquietudes de algunos miembros del equipo. Aunque también hay tiempo para el amor, tal como podemos percibir en la historia que mantienen Daisy y el inhumano Lincoln Campbell (Luke Mitchell).

Pero si hay que hablar del auténtico villano presente en esta temporada no deberíamos hablar de HYDRA, ni de su “líder” Gideon Malick (Powers Booth), ni siquiera de Grant Ward: el gran villano es Hive, el parásito habitante de Maveth. Una criatura con un origen legendario, un parásito que habitaba los cadáveres de los muchos que morían en aquel inhóspito planeta (lanzados por HYDRA a través del monolito que succionó a Jemma). Una criatura que encontró un nuevo huésped donde vivir: el cuerpo de Ward, quien fue asesinado por Coulson en venganza por la muerte de Rosalind a manos del ex-agente de S.H.I.E.L.D.

El desenlace de la temporada llegó cargado de emoción y con la triste revelación de que un miembro del equipo moriría. Y con la amenaza de Hive sobre sus cabezas, llegó otro momento colosal con Daisy de protagonista: la creación del grupo conocido como “Secret Warriors” (“Guerreros Secretos“), una organización formada por varios Inhumanos en respuesta a los peligros que acechaban y que tenía como integrantes a Daisy, Lincoln, Joey Gutierrez (Juan Pablo Raba) y Elena Yo-YoRodríguez/Slingshot (Natalia Cordova-Buckley), quien pareció desarrollar una buena conexión con Mack.

Esta tercera temporada de Agentes de S.H.I.E.L.D. no comenzó con la fuerza que se podía esperar, y sin embargo la intensidad de la historia fue aumentando a medida que avanzaba la trama, con revelaciones que no dejarían indiferente a ningún espectador, explorando los cambios que sufrían personajes como Coulson, May, Ward o Daisy, y dando una oportunidad a la evidente historia de amor del duo Fitz-Simmons.

Importantes giros que han dado lugar a sentimientos que estos personajes jamás habrían experimentado: culpabilidad, ira, amor, valentía. No son los mismos personajes que conocimos temporadas atrás. Han madurado, son distintos, se enfrentan a situaciones que jamás habrían imaginado. Esos cambios son la base con la que han jugado los productores, cambios que realmente nos han asombrado.

No podemos obviar tampoco las conexiones que mantiene con las películas de Marvel, puesto que lo que pasa en ellas se refleja después en la serie. En esta tercera temporada la conexión ha sido con Capitán América: Civil War y el famoso “Acuerdo de Sokovia, ese acta que se debía firmar para que los superhéroes estuvieran controlados por el Gobierno. En el caso de la serie se ha visto reflejado con los Inhumanos y en el peligro que suponen, algo que dividió mucho al equipo de S.H.I.E.L.D..

Es indudable que esta serie tiene algo magnético, te atrae y te mantiene en vilo hasta el final. Cada día nos sorprenden con algo nuevo y dan giros a la trama que, aunque puedan dejar al espectador completamente aturdido, acaban hilándose todas hasta formar una única historia que nos deja pegados a la silla.

La serie regresará con la cuarta temporada este próximo otoño, y esperamos que en ella podamos vivir nuevas aventuras con nuestros personajes favoritos y descubrir qué ha sido de ellos todo este tiempo y que pasará con ellos en esos nuevos episodios.

Puedes ver todas nuestras noticias, imágenes en HQ y vídeos de Marvel Agentes de S.H.I.E.L.D. (Marvel’s Agents of S.H.I.E.L.D.) aquí, pero sobre todo no olvides seguirnos tanto en Facebook como en Twitter para estar al tanto de todas las novedades de la serie.

Y a ti, ¿qué te ha parecido esta temporada? ¡Deja tu comentario abajo!