La primera temporada de Preacher (Predicador), cuya reseña podéis leer a continuación, ya apunta a esta serie como el próximo éxito de la pequeña pantalla.

SPOILERS

Año nuevo, series nuevas. Esto es lo que deben haber pensado muchas de las cadenas de televisión más internacionales para acaparar el interés de los telespectadores e incrementar la audiencia.

Esta pasada primavera, el canal estadounidense de AMC, famoso por emitir algunas de las series más emblemáticas del panorama televisivo actual, como The Walking Dead y Halt and Catch Fire, ha dado luz verde al nuevo proyecto de la casa: Preacher, inspirada en el popular cómic de título homónimo, cuya primera temporada de diez capítulos gustó tanto que ya hay confirmada una segunda que llegará en Estados Unidos el próximo año.

Los encargados de dar vida al proyecto, que reúne elementos de aventura, drama y fantasía, y que no deja indiferente a nadie, han sido Sam Catlin, Evan Goldberg y Seth Rogen, quien es conocido y querido por el público también por su faceta de actor.

El reparto está formado por Dominic Cooper, en el papel del predicador Jesse Custer, Joseph Gilgun, que da vida al vampiro centenario Cassidy, y Ruth Negga encarna a la protagonista femenina Tulip O’Hare, entre otros.

La historia se sitúa en un pequeño pueblo norteamericano cuyos habitantes viven angustiados por sus demonios personales, pero están empeñados en mantener la apariencia de normalidad. Jesse, un predicador atormentado que ha perdido el rumbo, hereda de su difunto padre la iglesia local. Todos esperan de él que continúe el legado familiar y asuma la responsabilidad que le ha sido otorgada, futuro que Jesse no siente por vocación, sino más bien lo ve como una obligación.

Una noche, tras sufrir un altercado con una banda de matones en busca de problemas, conoce a Cassidy, un solitario vampiro irlandés de 119 años, enganchado al alcohol y a las drogas tanto o incluso más que a la sangre humana. Más tarde la misma noche, Jesse vuelve a la iglesia decidido a renunciar de su cargo delante de todos al día siguiente, pero es elegido por un misterioso poder sobrehumano para ser su portador. Al despertar no recuerda nada de lo sucedido y está dispuesto a convertirse en el predicador que necesita el pueblo para que los guíe hacia la salvación.

Jesse se va dando cuenta de que es capaz de ejercer el control sobre las personas a su voluntad, lo que él ordena se hace. Estas habilidades desencadenan la aparición de los guardianes del equilibrio, dos ángeles cuya misión es ser los protectores de Génesis, el ser fruto de la unión prohibida entre un ángel y un demonio que se ha apoderado del predicador. Los dos inician el viaje por el mundo, decididos a recuperar lo que se les ha perdido.

Paralelamente, Tulip, amiga desde la infancia y amor no superado de Jesse, regresa al poblado con la intención de hacerle desistir de su nueva vida y oficio, rogándole que juntos lleven a cabo la venganza por algo que les hizo mucho daño en el pasado. 

El tiempo vuela y el sistema social comienza a desmoronarse. A falta de pruebas de la existencia de Dios, el pueblo abandona sus obligaciones junto a la buena conciencia y se sumerge en los vicios más oscuros. Jesse se encuentra en una encrucijada, por una parte está el cometido de ser la mano derecha de Dios, y por otra su corazón que le dicta que escuche a sus dos amigos y viva la vida sin el peso de velar por los demás.

Jesse llega a la conclusión de que la única forma de solucionar el panorama sería la ardua tarea de reunir a los habitantes cara a cara con Dios, pero la sorpresa para la que nadie estaba preparado surge cuando pronto todos descubren que el Dios situado en frente de ellos es en realidad un impostor que no puede ayudarles.

Los tres: Jesse, Tulip y Cassidy, tendrán que unir sus fuerzas y juntos emprender la marcha para hallar al verdadero Dios que está ausente y dar con las respuestas a sus preguntas.

Sin lugar a dudas, no apta para aquellos que se toman los cánones religiosos muy en serio, pero si lo que estáis buscando es una historia divertida, llena de cinismos con un punto gamberro, y que al mismo tiempo ahonda en cuestiones como la moral humana y la excusa de no hacer lo que uno realmente desea por temor a la reacción social, ¡habéis encontrado vuestra serie!

Por ahora no tenemos información si se prevé su lanzamiento en nuestro país, pero alentamos a los aficionados del género que no pierdan la esperanza, y a los que estáis pensando en darle una oportunidad, avisamos: ¡esta serie os va a enganchar!

No olvidéis hacer click en las imágenes que os dejamos abajo para verlas a tamaño completo. ¡Esperamos que las disfrutéis!

 

¡Síguenos en Facebook y en Twitter!

Haz click para ampliarlas (nueva ventana).

imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox imgbox

Imágenes cortesía de AMC.